La contribución española al GAFSP se concretiza con el comienzo del proyecto de Movilización de Recursos Hídricos para el refuerzo de la Seguridad Alimentaria


DESARROLLO RURAL Y LUCHA CONTRA EL HAMBRE

Entre los días 11 y 13 de Julio, se  ha celebrado en la ciudad de Maradi (Níger), la jornada de lanzamiento y la primera reunión del Comité de Orientación del proyecto “Movilización de Recursos Hídricos para el Refuerzo de la Seguridad Alimentaria en las regiones de Maradi, Tahoua y Zinder”. Esta intervención será posible gracias a la  contribución española al GAFSP (Global Agriculture Food Security Program), gestionado por el Banco Africano de Desarrollo, así como con una contribución complementaria  al Ministerio de Agricultura nigerino.

El pasado viernes 13 de Julio tuvo lugar, en la sede del Gobierno Regional de Maradi, el lanzamiento oficial del proyecto de Movilización de Recursos Hídricos para el Refuerzo de la Seguridad Alimentaria en las regiones de Maradi Tahoua y Zinder. Esta importante intervención en el sector de la irrigación, tiene como objetivo el aumento de la producción y la productividad agrícola en las regiones citadas anteriormente, a través de una gestión eficiente del agua.

En concreto, el proyecto pretende la puesta en regadío de una superficie aproximada de 17.600 hectáreas, lo que permitirá mejorar el nivel de vida de más de 200.000 campesinos, a través  de la realización de obras de captación de agua de lluvia (pequeñas presas y diques de contención) y la construcción de infraestructuras hidráulicas para la movilización del agua subterránea (pozos y sondeos). Todo ello, reforzando las capacidades locales y potenciando una investigación al servicio del agricultor, así como asegurando el acceso a los recursos productivos (agua, tierra  e insumos agrícolas) de manera sostenible.

En el acto inaugural, presidido por el Ministro de la Agricultura de Níger, el Coordinador General de la OTC,  Juan José Lavín Suárez, señaló el papel que la Cooperación Española está jugando en el subsector del riego en Níger, país con unas condiciones agroclimáticas similares a las del sur de España, donde la aplicación de modernas técnicas de riego, ha permitido desarrollar una agricultura moderna y rentable, basada en el uso racional y eficiente del agua.  En su alocución a los participantes, el Coordinador General, ha destacado también la importancia de seguir invirtiendo  en la agricultura para conseguir un aumento de la producción alimentaria, matizando que esta inversión de capital debe ser una condición necesaria pero no suficiente, ya que, citando las palabras del Relator Especial para el Derecho de la Alimentación, Olivier De Schutter, “la agricultura debe desarrollase de manera que aumente los ingresos de los pequeños agricultores, pero sin comprometer la capacidad del entorno agrario para satisfacer las necesidades futuras.”

El fomento del regadío en Niger, una apuesta de futuro

Desde la apertura de la OTC en Niger en 2008, una de los sectores prioritarios de trabajo de la AECID  ha sido el Desarrollo rural y la lucha contra el hambre, con un eje de actividad importante en el subsector de la irrigación. Según estimaciones del Ministerio de Agricultura,  de las 270.000 hectáreas aptas para el cultivo de regadío, lo cual supone un “enorme potencial hidrológico”, tan sólo una tercera parte de estos terrenos están siendo explotados.

Las intervenciones de la AECID en este subsector, pretenden promover en el país la capacidad técnica y tecnológica que permita a Níger luchar contra el hambre y garantizar la seguridad alimentaria de su población a largo plazo, de manera que su agricultura sea cada vez menos dependiente de una climatología irregular y deficitaria, que están en el origen de las crisis alimentarias recurrentes que sufre el país saheliano.